El Segundo Hijo©

Escrito e ilustrado por De Dorman
© 2004 Derechos

Traducido por Rhoda Rodriguez

I Corintios 2:9 "...cosas que ojo no vio, ni oído oyó , ni han subido en corazón de hombre, son las que Dios ha preparado para los que le aman."

Era un día frío pero soleado en el campo de Beijing donde la familia Lin vivía. Con siete años de edad Pao Zhu (Pow Joo) sentada muy contenta afuera veía a su hermana mayor, Pao Yi, (Pow Ee) jugar con otros niños que vivían cerca. Sintiendo el tibio sol en su espalda y con la mirada fija hacia el hermoso cielo azul pareciera que fuera toda la medicina que la pequeña Pao Zhu necesitara. "El correr y brincar podría esperar un poco más," pensaba mientras escuchaba la risa de los demá s niños. Lo que pasa es, que la pequeña niña había estado enferma con una fiebre y tos por ya un tiempo que habían dejado su pequeño cuerpecito muy débil. En cualquier otro lugar del mundo su papá hubiera podído conseguir ayuda para esta preciosa perla, pero no aquí .

En China, se fomenta fuertemente que la familia tenga un só lo hijo. Y si llegan a tener más de un hijo, el hijo mayor es él único que puede recibir educación o ayuda médica de cualquier tipo. Algunos segundos hijos son abandonados para que mueran, otros son vendidos. Algunos padres entregan a sus hijos a los orfanatorios, con la esperanza de que alguien los va a cuidar. Si alguna familia decide quedarse con su segundo hijo, el gobierno es muy cruel con ellos y les hace muy difícil el conseguir hasta comida y ropa. Por esta razón, la familia Lin se tuvo que mudar al campo. Ellos saben que un hijo es un regalo de Dios y se debe valorar. La familia de Pao Zhu's la ama mucho y han sacrificado una vida de comodidades en la ciudad por vivir en paz, juntos.

Pao Yi ayudó a su hermana a entrar para comer. Mientras mamá les traía algo de arroz caliente, Mamá le dió un beso en la frente a Pao Yi's y le agradeció por su ayuda. "Estoy tan agradecida por mis dos hermosas joyas!" Mamá les dijo mientras les dió los platos con arroz a las niñas. Pao Zhu no ha tenido mucho apetito últimamente así es que mamá y Pao Yi tratan de animarla para que coma. "Papá se pondría tan contento si comieras algo de tu arroz!" Pao Zhu sonríe debilmente y dice que va a tratar, pero la tos hace muy difícil el comer. Ella comió unas cucharadas y después descansó un poco mientras Pao Yi ayudaba a su mamá a limpiar.

En silencio, Mamá oraba que alguien trajera alguna medicina para su pequeña esa noche. Era cuando la familia Lin iba a tener una reunión en su pequeña casa, una reunión en secreto. Gente iba a venir desde muy lejos a la reunión. Tenían que tener mucho cuidado a quién le contaban este secreto porque en China existe una ley que no permite que se adore a Dios! De cualquier modo, los cristianos saben que esta ley no le agrada a Dios (Salmo 95:6 y Salmo 96:9) así es que tenían estas reuniones secretas en "iglesias clandestinas" cuando algún pastor se encontraba por esa región para compartirles de la palabra. Algúnos de estos pastores habían sido golpeados y arrojados en prisión cuando se les descubría teniendo algunas de estas reuniones, siendo separados de sus familias por meses y, a veces, años. Algunos han dado su vida por esta razón.

así es como Papá y Mamá Lin escucharon por primera vez sobre Jesús. Ellos fueron a una "reunión secreta" con familiares y escucharon las buenas nuevas del gran amor de Dios por ellos. Gozo llenó su agobiado corazón cuando le pidieron a El Señor Jesús que fuéra su Salvador. Ahora, con mucho gusto abrian las puertas de su casa, arriesgando sus propias vidas, para que otros pudieran escuchar las buenas nuevas.

Muchos de estos hermanos y hermanas en Cristo oraron por la pequeña Pao Zhu y habían tratado, sin tener éxito, de conseguir la medicina que ella necesitaba. Temián que sin la medicina, hubiera muy poco que se pudiera hacer por la pequeña. Su salud continuaba empeorando.

Las niñas esperaban con emoción la reunión "secreta". Los niños que vienen son sus amigos.

A ellos, no les importa que la ropa que usan las niñas este desgastada y nadie trata con menosprecio a Pao Zhu por ser la segunda hija. Pao Zhu pensaba, sin embargo, como era posible que sus padres pudieran ser tan felices y amorosos cuando muchos de ellos habían sido golpeados y menospreciados por el ser Cristianos. " ¿ Qué los hace tan diferentes?"

Verán, niños y niñas, Pao Zhu aún no le ha dado su corazón a Jesús, pero muchos estan orando por que ella conozca el mismo gozo del que otros hablan.

Mamá terminó de preparar el pescado y arroz justo cuando Papá venía llegando del campo. " ¿ Cómo se encuentra mi Preciosa Perla el día de hoy, Mamá ?" Preguntó el papá mientras hechaba un vistazo a sus dos hijas.

"Papá , Pao Zhu comió hoy un poco más de arroz..." comenzó a decir la hermana mayor.

"Y...Papá ..." Pao Zhu debilmente dijo, "fuí afuera y me sente en el sol! Fué un bonito día! El cielo estaba tan azul!"

Pao Yi mencionó que ella se aseguró de que su hermana estuviera calientita.

"Eres una buena hermana con Pao Zhu." comentó Papá mientras inclinaban sus cabezas para dar gracias por la comida. Después de que terminaron de comer, abrazos de gratitud se le daban a Mamá , agradeciendole por la deliciosa comida.

Poco a poco, la gente comenzaba a llegar; uno o dos a la vez. Sabían que no podían llegar todos al mismo tiempo, eso haría que se levantaran sospechas de qué ocurría en la pequeña casa.

Al poco tiempo, la casa estaba llena. Se saludaban unos a otros con mucho afecto y gustosos se sentaban en el duro piso, impacientes esperando el mensaje. Casi nadie traía Biblia porque eran difíciles de conseguir.

La reunión comenzaba cantando un hermoso himno, con la voz de la gente siendo el único instrumento en el lugar. Sonrisas y lágrimas se veían mientras adoraban a su Salvador. Entonces el pastor se levantó con una página de la Palabra de Dios en su mano.

El leyó el pasaje de Juan 14:1-6 de su gastada página y comenzó a hablar sobre el Cielo. Todos escuchaban mientras él continuaba, diciendo que todos hemos pecado (Romanos 3:23) y nuestros pecados son como la Gran Muralla; nos separan de Dios, pero Jesús dejó Su hermoso hogar en el Cielo para venir a esta Tierra a ser la Puerta (Juan 10:9) por la cual podemos entrar para tener vida eterna. (Romanos 6:23) Esto hizo recordar a Pao Zhu del amor de su Papá y mamá para con ella y como, algunas veces, los decepcionaba al no obedecerles. Ella sabia que ésto también desagradaba a Dios. Mientras el amable pastor hablaba sobre el sufrimiento por el cuál Jesús tuvo que pasar (Isaías 53:3-5), para que nosotros pudi éramos ser salvos, Pao Zhu sintió tristeza en su corazón. Esta pequeña niña se daba cuenta de que ella, también, era una pecadora y necesitaba ser perdonada. Mientras el pastor terminaba su mensaje, él preguntó si había alguien que quisiera el regalo de la vida eterna, pagado por completo por Jesús. La pequeña mano de Pao Zhu se levantó . Justo ahí , en medio del piso, con Papá y Mamá a su lado, Pao Zhu le pidió a Jesús que perdonara sus pecados y que entrara en su corazón. Ella le agradeció por haber pasado por todo ese dolor y sufrimiento por ella. Ahora, ella sabía del gozo de que otros hablaban; ¡ todos sus pecados habían sido perdonados! ¡ La paz que había en su interior no tenía precio! Mucha gente se regocijó con la familia Lin, antes de irse de la misma manera como llegaron...uno o dos a la vez.

¡ Ha sido una noche emocionante para la familia Lin! De cualquier forma, no había pasado aún mucho tiempo cuando ya todos estaban acostados en sus tapetes, descansando tranquilamente con sus corazones llenos de gozo. Aunque nadie pudo traer la medicina que hacía falta, algo más preciado llegó ... salvación al corazón de una pequeña.

Papá y Mamá veían, sin embargo, conforme las semanas pasaban, como su Preciosa Perla se iba debilitando. Mamá la sostenía cuando tosía muy fuerte, sin poder respirar algunas veces, mientras Papá oraba. 

Era como alguien dijo; Pao Zhu tenía tuberculosis, y sin algún tratamiento disponible para quien era un segundo hijo, su preciosa pequeña perla estaba muriendo. Y Jesús, quien está lleno de misericordia, amorosamente tomó la mano de Pao Zhu una noche y la llevó a su nuevo hogar en el Cielo, en donde ella tenía un cuerpo nuevo y una limpia, bata blanca. Ahí , todos estaban tan contentos de ver esta pequeña perla. Mientras Pao Zhu se sostenía de las manos cicatrizadas por los clavos, ella le agradecía a su Salvador por haber muerto por sus pecados y por aquella noche, durante la "reunión secreta" cuando esta segunda hija, quien había sido rechazada y despreciada por muchos, había nacido de nuevo y aceptada por El que más importa...Dios Todopoderoso.

Invitación a la salvación y obediencia.

Terminar la clase orando por nuestros hermanos y hermanas de China y aquellos que alrededor del mundo sufren persecución por su amor por El Señor.

Lin Pao Zhu- ("Lin" es el apellido.) pronunciado "Pow Joo"...significa "Preciosa Perla". 

Lin Pao Yi- ("Lin" es el apellido.) pronunciado "Pow Ee"...significa "Preciosa Jade".

Un sincero agradecimiento para Helen Lim, quién le dió autenticidad a esta historia, dando valiosa información sobre la cultura China y por nombrar las joyas preciosas. Dios te bendiga, Helen.

 

 

Helping Hands

Products

 

Slide thumbnail
Slide thumbnail
Slide thumbnail

 

More

Contact Us

E-mail us at This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.


        

 

 

Copyright ©  The Helping Hands 2004-2016.
All Rights Reserved.