LA HISTORIA DE LA TAZA DE TÉ

1 Pedro “Para que sometida a prueba vuestra fe, mucho más preciosa que el oro, el cual aunque perecedero se prueba con fuego, sea hallada en alabanza, gloria y honra cuando sea manifestado Jesucristo.”
 
          Ilustración escuchada durante una predicación en la Primera Iglesia Bautista de McAllen, Texas.
 
Pat era una mujer agradable que vivía en una pequeña casa de ladrillo, contenta con su sencillo estilo de vida. Sin embargo, a través de los años, desarrollo un buen ojo para las antigüedades. Ella en especial admiraba las tazas de té antiguas de porcelana. Estas eran un tesoro especial para ella.
 
Un día, mientras paseaba vio una ventana llena de porcelana, algo atrajo su vista. Mientras entraba a la tienda, fue atraída hacia una pequeña taza que estaba en el estante. “¿Podría mostrarme esa?” Le pidió a la vendedora. “En todos mis años, nunca había visto una taza tan hermosa como esta.”
 
Cuando se disponía a agarrar la asa, la pequeña taza hablo, “Tu no entiendes, no siempre he sido una taza. Hubo un tiempo cuando solo era un puño de arcilla. Mi maestro me tomo y me extendió y me dio forma una y otra vez mientras yo gritaba,  “!Déjame en paz!”. El solo sonreía y asentaba con la cabeza diciendo, “Todavía No.”
Entonces me puso en una rueca y de pronto estaba girando, y girando y girando.
 
Y dije, “ !Me estoy mareando…DETENTE!” El solo me miro, sonrió,   asintió con la cabeza y dijo, “Todavía No.”
Entonces, me puso en un horno y nunca había sentido tanto calor. Me preguntaba porque quería hacerme todo esto. Yo gritaba y tocaba en la puerta y al verlo a través de la ventana del horno, podía leer sus labios diciendo, “Todavía No”
 
Finalmente, la puerta del horno se abrió y me puso en un estante. Comencé a enfriarme. “Así, así está mejor,”   dije. De pronto, me sacudió y me pinto todo y el olor era terrible. Llore y le dije, “Detente.” Pero el solo asintió con la cabeza y dijo, “Todavía No.”
 
De pronto, una vez más me puso en el horno, pero esta vez estaba doblemente caliente. Pensé que me iba a sofocar. Llore, y rogué y todo el tiempo, lo podía ver a través de la ventana, asintiendo, “Todavía No.” Parecía que no tenía esperanza.
 
Estaba lista para rendirme, pero entonces, se abrió la puerta y me saco y me puso en un estante. Una hora después me dio un espejo. No podía creer que era yo. “Era tan hermosa.”
 
Mi maestro me dijo: “Quiero que recuerdes…
 
Yo sé que te dolía cuando te extendía y daba forma, pero si te hubiera dejado como arcilla, te hubieras secado.
Yo sabía cuando estabas en la rueca (circunstancias de la vida) que hacía que te marearas, pero si la hubiera detenido, te hubieras desbaratado.
 
Yo sabía que estaba caliente en el horno pero si no te hubiera puesto en el horno te hubieras agrietado.
“Ahora, eres un producto terminado y eres exactamente como te imaginaba en un principio y te amo.”
 
Con emoción de la historia que la hermosa taza le acaba de contar, Pat pago el alto precio de su compra y muy pronto estaba en exposición en un lugar especial de su casa. Y, cuando de tiempo en tiempo, se presentaban problemas, veía esa pequeña obra de arte y recordaba que sus pruebas solo eran para hacerla más hermosa para su Maestro.
 
Invitación:
Salvación- Tu también, puedes tener un Maestro que te convierta en algo hermoso. La vida tiene sus problemas, pero con Jesús, puedes convertirte en una mejor persona a través de ellos. ¿No confiarías hoy en El como como tu Salvador? Él te ama y tiene un maravilloso plan para tu vida.
 
Jeremías 31:3 “… diciendo, con amor eterno te he amado.”
 
Jeremías 29:11 “Porque yo se los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis.”
 
Juan 3:16 “Porque de tal manera amo Dios al mundo, que ha dado a su Hijo Unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.

Helping Hands

Products

 

Slide thumbnail
Slide thumbnail
Slide thumbnail

 

More

Contact Us

E-mail us at This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.


        

 

 

Copyright ©  The Helping Hands 2004-2016.
All Rights Reserved.