La Pieza Faltante©

Escrito por De Dorman
© 2005 All Rights Reserved

Traducido por Rhoda Rodriguez

Editada por Irma Lopez

Job 22:21 "Vuelve ahora en amistad con Él, y tendrás paz..."

Era un acalorado día de verano en Shady Oak y las mayoría de los niños del vecindario estaban afuera jugando. Sandy y su hermano Tyler, estaban bombardéandose uno a otro con globos llenos de agua mientras su hermano mayor Josh luchaba con su perro Fred, para poder darle un baño. Aunque él estaba igual de mojado que su perro, ¡estaba disfrutando la aventura del baño!

"¡Tengo una grande idea!" exclamó el travieso de Tyler. "¡Vamos a hacer que Millie salga y la bombardeamos con los globos llenos de agua!" A Sandy le gustaba la idea pero ella sabía que serí a difícil hacer que su hermana saliera, y mucho más el que estuviera en una posición en la que pudieran lanzarle los globos de agua sin hacer que se mojara la casa. "Eso será divertido, Tyler, pero Millie está haciendo otro rompecabezas y...""¿Otro rompecabezas?" interrumpió su hermano. "Vaya, va a ver piezas del rompecabezas hasta en sus sueños. ¡Con ese van a ser tres rompecabezas que ha hecho en esta semana!"

Era verdad. Millie no era el tipo de persona que disfrutaba estar afuera. Después de una feroz lucha que había tenido con los mosquitos la semana pasada, ella estaba muy contenta en estar adentro, leyendo y haciendo rompecabezas.

"Tal vez será mejor que no lo hagamos, Tyler. Millie ha sido tan buena con nosotros últimamente...me sentiría mal de lanzarle los globos con agua." Terminó diciendo Sandy. "Sí ,sé a lo que te refieres, Sandy. Desde que está yendo a la iglesia con Megan, ha estuvo diferente," estando de acuerdo Tyler. ¿Tú crees que se está enfermando de algo?" preguntó con una risita burlona. Sandy sonrió mientras que lanzaba un gran globo lleno de agua a su hermano, dando en el blanco perfectamente y empapando su playera en el proceso. La guerra estaba declarada y comenzaron a reir ya correr alrededor de la casa. Lo que Sandy y Tyler no sabían era que durante una de esas visitas a la iglesia, Millie le había pedido al Señor Jesús que la salvara y la ayudara a vivir para Él. En verdad que había sucedido un cambio en su vida y esperaba el momento para contarles a sus hermanos y hermana, pero no estaba segura en como decírselo. Tal vez la oportunidad estaba justo a la vuelta de la esquina...

¡Al fin, Josh terminó de bañar al inquieto perro! Estaba a punto de secarlo un poco cuando, de pronto, Fred comenzó a correr, persiguiendo el gato del vecino,(quien parecí a disfrutar de provocar al perro.) ¡Ni todos los halagos en el mundo podrían hacer regresar al perro juguetón pronto! Millie eschuchó el alboroto y decidió ayudar. Ella sabía que Fred nunca rechazaría una croqueta de perro, así que se dirigió hacia la cocina. Después de tomar unas cuantas crocketas de la alacena se dirigió hacia la puerta mosquitera. Mientras abría la puerta para salir,el gato pasó justo a un lado de ella dirijiéndose hacia la sala...¿y saben quién iba detrás del gato? Fred... iba corriendo y ladrando, sin mencionar que iba dejando un rastro de lodo y agua por su reciente baño. Entre toda esa conmoción tiró la mesita de café,lanzando las piezas del rompecabezas por todo el suelo! Cuando el emocionado perro finalmente se dió cuenta de que había una croqueta esperandolo, se detuvo por un mordisco. Fué entonces cuando Sandy y Tyler lo agarraron mientras Josh le ponía el collar y la correa de nuevo. Al nervioso gato se le mostró la salida rápidamente y pronto las cosas se calmaron lo suficiente para darse cuenta de los daños.

¡Solo tomó unos cuantos minutos de caos, y la casa se convirtió en un enlodado desorden! Los cuatro niños decidieron trabajar juntos y poner todo en orden de nuevo. Josh llevó a Fred afuera mientras los otros limpiaban. En cuanto terminaron de limpiar comenzaron a recoger las piezas del rompecabezas. "No te preocupes por el rompecabezas." dijo Millie. "Yo puedo encargarme de ésto si ustedes quieren regresar a jugar afuera." "Está bien, gracias, hermana." contestó Tyler mientras él y Sandy iban a ver como le iba a Josh con Fred. Era difícil seguir enojado y no tener lástima del perro. El simplemente parecía tener esa mirada en su cara¿ Tienen más croquetas de perro?" "Bueno, al menos no se ensució tanto con todo lo que corrió en el agua." Pensó Josh mientras trataba de terminar de secarlo."

Mamá y papá estaban trabajando en el jardín y se asomaron para ver a que se debía el alboroto. Lo único de lo que ellos se pudieron dar cuenta, era que todo parecía estar en orden, pero pronto se les dieron todos los detalles en la mesa y la historia del día hizo que se escucharan ecos de las carcajadas por toda la casa.

Después de unos días Millie casi terminaba de armar las piezas del rompecabezas que habían estado esparcidas por todos lados y que Megan había recogido. Era un rompecabezas de parches con palabras y caritas felices. Sandy se acercó para ver como iba y se dió cuenta de que le faltaba una pieza. "¿ Oyé ,donde esta la última pieza?" le preguntó mirando a su alrededor. "Nó sé en donde pueda estar. Creo que se perdió cuando Fred tumbó la mesita el otro día. Así lo voy a dejar armado por unos dias para ver si aparece la pieza faltante." Millie le habí a estado pidiendo al Señor Jesús por el valor para invitar a su familia a la iglesia, así que con un gran suspiro comenzó a decir, "Oye, Sandy, ¿ te gustaría ir conmigo a la iglesia mañana? Los papas de Megan estarán contentos de llevarnos." "Seguro,dé jame voy y le pregunto a Mamí ." respondió Sandy. Millie sentía que el corazón casi se le salí a. Ella amaba a su familia y quería que ellos también llegaran a conocer al Señor Jesús. Mamá estuvo de acuerdo y pronto la casa llena de vida estuvo en silencio por la noche.

En la mañana, Megan y sus papás estuvieron justo a tiempo. Sandy se sentía un poco nerviosa pero Millie le dijo que ella le ayudaría con todo. "Todos son tan amables en la iglesia, Sandy. No tienes porqué preocuparte."Millie mantuvo su palabra. Ella le ayudó a su hermana a encontrar los cantos en el libro de coros y le dijo cuando era el momento de la ofrenda. A Sandy en verdad se le hizo amable la maestra de la Escuela Dominical y le agradó su amigable sonrisa. Casi era hora de la historia y fué entonces cuando leyeron de la Biblia. ¡Esta era la parte favorita de Millie! Cuando Sandy trataba de encontrar el libro de Job en la Biblia que le habían prestado, Millie estuvo ahí para ayudarla. Sandy estaba muy impresionada con los conocimientos que su hermana mostraba sobre la Biblia. Después de que la clase leyó en voz alta Job 22:21, la maestra comenzó a hablar de Adán y Eva, el pecado y la santidad de Dios. Ella le dijo a la clase que por el pecado, Adán y Eva tuvieron que abandonar el hermoso jardín que Dios había creado. Adán ahora tenía que trabajar bajo el calor del sol, deshierbando y sembrando. Ya nada sería igual; ahora Dios no venía durante el fresco del día para caminar y platicar con Adán como antes.

"Niños y niñas, nuestros pecados también nos separan de ese Dios Santo." Continuó diciéndoles lo que dice Romanos 3:23 que "todos hemos pecado" y Romanos 6:23 dice que "la paga de nuestros pecados es muerte más el regalo de Dios es vida eterna por medio de nuestro Señor Jesucristo."

Sandy se estaba sintiendo un poco incómoda hasta que escuchó del regalo de Dios. Ella silenciosamente esperaba escuchar más sobre este nuevo regalo que estaba descubriendo.

"La muerte es la pena por nuestros pecados" la sensible maestra continuó diciendo, "pero Dios envió a su Hijo Jesús para pagar por nuestro castigo. Jesús se permitió el ser clavado a una tosca cruz en donde fué ridiculizado y burlado. Cuando Él agachó su cabeza y dijo, "terminado es" se referí a a el pago de nuestros pecados. El fué sepultado en una tumba y Dios lo resucitó de la tumba después de tres dias y tres noches, mostrándonos que nosotros, también, podemos tener vida después de la muerte. Lo único que necesitamos hacer para recibir este regalo que es gratís es darle la espalda a nuestros pecados (arrepentirnos) y voltear hacia el Salvador, pidiéndole que nos perdone y venga a vivir en nuestros corazones." (Romanos 10:9,10 y 13) La maestra concluyó la clase preguntando, ¿ Hay alguien en esta mañana a quien la gustaría recibir este regalo de la Salvación que es gratis?" Con todas las cabezas inclinadas, Sandy tímidamente levantó su mano, sabiendo que ella tenía pecados en su corazón que necesitaban ser perdonados. La maestra concluyó la clase y Sandy se quedó por un momento, así como se le había pedido durante la invitación. En unos minutos, Sandy se convirtió en una nueva criatura en Cristo cuando ella le pidió al Señor Jesús que perdonara sus pecados y viviera en su corazón. Ella ahora entendía porque la maestra sonreía todo el tiempo. Ella tenía algo que ella no había entendido antes...paz. La paz de saber que sus pecados son perdonados y olvidados por Dios y ahora tiene un hogar en el Cielo. Antes de irse, a Sandy se le regaló una Biblia nueva, justo como la que Millie había recibido unas cuantas semanas antes. "¡Mira las páginas brillosas!" Le agradeció a su amable maestra mientras se retiraba del salón.

"Tal vez te gustaría comenzar leyendo el libro de Juan." ella le dijo a Sandy mientras le aseguraba que estarí a orando por ella. "Está bien, ¡le prometo que la voy a leer!" Sandy le contestò muy gustosa.

Las tres niñas estuvieron muy emocionadas todo el camino de regreso a casa, cada una leyendo una porciòn del libro de Juan. Se les hizo corto el regreso. Las hermanas agradecieron a Megan y sus padres por haberlas llevado a la iglesia y corrieron hacia la casa para comer. Mamà y Papà estuvieron escuchando mientras las niñas les contaban todo lo que había pasado durante la mañana. Aunque los padres no comprendían el cambio, decían que si las niñas estaban contentas, eso los hacia felices a ellos también. ¿Quién creen que iba a estar orando por sus padres y dos hermanos, para que ellos, también, pudieran tener de esa paz en sus corazones?

Era el turno de Tyler y Josh para limpiar la mesa así es que el resto de la familia se retiró hacia la sala. Mientras Sandy se sentaba en el sofá ,su mano sintiò algo entre los cojines. ¿Puedes adivinar que era? Es correcto, era la pieza que le faltaba del rompecabezas, ¡finalmente! Ella le permitiò a Millie el honor de poner la última pieza y mientras lo hacía,vieron la palabra que estaba escrita en ella ; decía "paz". Sandy dijo con un corazón sincero, "Ahora sé lo que eso es. Lo tengo en mi corazòn."

Niños y niñas, así como Millie pudo terminar el rompecabezas con la pieza faltante, Jesús terminó su plan de salvación cuando El muriò en esa cruel cruz y resucitó despuès de tres días y tres noches en la tumba. Mientras él moría, Jesús dijo..."Terminado es." (Juan 19:30) Ahora, nuestro destino eterno es nuestra decisión. El acercarnos a El con un corazón arrepentido nos traerá la paz que este mundo no puede darnos y el compañerismo con Dios, nuestro Creador. ¿Hay algo que nos está faltando en nuestra vida? Si tu aceptaste el pago de Dios por tus pecados hoy...Su único Hijo Amado, tú también puedes encontrar esa pieza faltante.

Invitación a la salvación

Dios no ha olvidado el buen trabajo que Megan y su familia están haciendo. Su recompensa los espera en el Cielo por amar a sus vecinos lo suficiente para hablarles acerca de Jesús. Si tú ya conoces a Jesús como tu Salvador, ¿Haz compartido las buenas noticias con alguien que necesita escucharlas? ¿Te gustarì a pedirle al Señor Jesús que muestre de su amor a través de ti a los que aún no le conocen para que ellos, también tengan una oportunidad de conocerlo? (Mateo 5:14-16) (Romanos 1:16..."Porque no me averguenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree..")

Invitación al servicio

Helping Hands

Products

 

Slide thumbnail
Slide thumbnail
Slide thumbnail

 

More

Contact Us

E-mail us at This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.


        

 

 

Copyright ©  The Helping Hands 2004-2016.
All Rights Reserved.